5 oct. 2007

El beis, la psicóloga y yo



Han pasado varias cosas que bien a bien todavía no sé cómo interpretar. Por un lado tengo la sensación de sentirme demasiado bien y tengo algunas teorías acerca de su origen. Por un lado dejé de tomar las pastillas estabilizadoras hace ya como tres semanas. Lo cual bien podría estar afectando mi estado de ánimo. Me siento muy bien, con mucha energía y me gusta sentirme así.

Otra cosa que sucedió es que mi esposa ya consiguió trabajo y ya no está en la casa todo el día. Lo cual también me da mucho gusto. Digo, además una lana extra para la casa no nos cae nada mal, pero sobre todo el bien es que ya no esta acá todo el día y cuando regreso sí la encuentro cansada y tiene cosas para platicarme pero ya no son esas cosas las mismas que cuando estaba sólo haciendo nada.

Y la otra cosa que me tiene así es la resolución a la que llegué junto con la psicóloga de que lo que necesito para sentirme mejor es regresar al beisbol.

La idea me tiene cogido de los pelos. No he pensado en otra cosa los últimos cuatro días y la verdad es que de una u otra manera se me están quemando las habas por regresar al campo.

Tengo mucho miedo, miedo de todo. Desde fracasar en el aspecto deportivo como en el social. Diez años fuera del campo no pasan en balde, tengo 27 y definitivamente no estoy en forma. Es más, ni siquiera sé si alguna vez lo estuve. Tampoco sé si realmente no era tan malo como creo que lo soy. Qué tal que cuando me enfrente a chavos de mi edad que llevan toda su vida en el campo me ponen en ridículo y a mi tío de pasada...

Esos son los miedos que me detienen, pero en general estoy bien entusiasmado con la idea.

Espero que este bienestar no sea la cresta de la ola y luego venga el triste valle. Me estoy preparando para esto. Quiero dejar al psiquiatra y las pastillas. Es dinero que ahora siento que es tirado a la basura. Y no es que esté en mi etapa hipomaniaca, sino que después de varios meses de terapia psicológica, me he dado cuenta de que también puedo hacer logros sólo con la educación de mi mente. De hecho lo poco que he progresado lo he hecho de esa manera... Ahora lo puedo decir luego de mucho tiempo de tomar pastillas. Espero que ahora sí sea el momento de dejarlas...

¿Qué haré?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario