5 oct. 2007

La Mudanza



Dejé de escribir un tiempo. Lo hice sí por desidia, porque tenía otras cosas que hacer, pero también por un conato de depresión que quise ocultar hasta de mi propia conciencia.

No me arrepiento. Me cambié de casa y sufrí de algo así como un desfase de personalidad. Fue como si de pronto me hubieran sacado de mi cuerpo, de mi vida, de mi rutina para implantarme de buenas a primeras y sin más aviso que la propia testificación de que mis cosas eran cambiadas de un departamento a otro. Y al día siguiente, me atacó una especie de cruda de personalidad. Mi pelo no era mi pelo, mis ojos no eran mis ojos y tenía la fiel certeza de que todo cuanto me rodeaba era tan nuevo que ni mi esposa me conocía, y yo a ella.

Fueron sólo dos días los que pasé por esto. Luego me acostumbré. Pero seguí sin escribir por otra razón: no quería molestarme en hacer esfuerzos extras. No quería entrar en conflicto con mi esposa por el simple hecho de estar sentado frente a la computadora y no junto a ella platicando o viendo la televisión. Esa es la verdad. Han sido días difíciles tanto para mi como para ella, que también pasa por una severa crisis de depresión debido tanto a la inactividad como a la falta total de plan de vida, de una ilusión en el futuro.

Eso es lo que ha pasado. Me he alejado de la escritura para acompañar a mi esposa en su depresión. Y ni ella ni yo hemos estado del todo bien...

Pero hoy fue un día especial. Salimos al cine, caminamos un poco sin pelear, sin sentirnos tristes o culpables y regresamos al departamento a hacer cada uno cosas distintas. Ella ahora está muy entretenida haciendo algunos dibujos o diseños de ropa o algo así y yo acá, escribiendo esto y quemando unos discos.

Nada especial, sólo nos hemos distraído un poco de nuestros siempre inacabados problemas y los dos estamos bien.

Qué bueno. Ya las cosas irán mejor. Espero que pronto me den un pequeño trabajo que nos dará un poco de oxígeno en cuanto a las finanzas familiares. Quizás ande un poco más atareado, pero eso es lo que necesitamos y creo que también nos serviría psicológicamente.
Ya veremos.

3 comentarios:

  1. CA-DA U-NA DE LAS PA-LA-BRAS que escribe en el blog describe algún momento de vida. Eres mi ídolo por hacerlo público.
    Saludos !

    ResponderEliminar
  2. Jajaja... perdón, es una risa nerviosa por eso del "ìdolo"...

    Te agradezco mucho el comentario y espero que sigas visitando el blog y comentando.

    ResponderEliminar
  3. De veras k yo tambien siento k no soy yo,le hago daño a mi familia,todas las personas me hacen sentir algo asi como odio y ese no soy yo,kisiera alejarme de mi mismo,no veo luz al final de este tunel oscuro,tengo pensamientos del pasado k me atormentan,incluso del pasado de mi esposa de hace 20 años,desearia si alguien le sucede igual me escriba y compartimos experiencias y pudieramos ayudarnos borisborroto@yahoo.com

    ResponderEliminar