4 ago. 2010

De cualquier manera no podía dormir esta noche. Y qué importa si mis vecinos son una bola de imbéciles retardados que no distinguen dónde termina su derecho a divertirse y comienza el de dormir del resto de los inquilinos. Es patético. Ni ellos se callan  ni yo tengo los arrestos para bajar en calzones y enfrentarlos.

Y asi se va mi noche y mi vida. Entre la imposibilidad de tomar las riendas y la puta necesidad de permitir que otros decidan mi vida.

Hace unas horas tuve una fuerte discusión con mi esposa porque me echaba en cara que no tengo la capacidad de estar conforme con mi vida, que siempre estoy buscando lo que está mal en ella, o lo que podría estar mejor. Aunque esté todo bien, siempre encuentro algo para criticar, algo para no estar de acuerdo con la situación y descartar que lo que me está pasando, cualquier cosa que sea, pueda ser bueno.

Yo le decía que sí hay cosas que valen la pena como algunas películas o novelas, algunos cuentos que han marcado mi vida y ella arremetía con su argumento: es patético que sea una película, una novela, un cuento un disco lo que marque mi vida, y no mi propia experiencia.

Tengo que admitir que tiene razón en este punto. Siempre estoy buscando una respuesta, un motivo para seguir adelante. No en mi ivda y en mi experiencia, sino en cuestiones fuera de mí.

Es absurdo, pero es real y estoy seguro de que no soy oel único que asi obra. Es inconciente, es involuntario. Ignoro si sea parte de la condicion de los bipolares, quizás sea una más de esas odiosas cosas que me definen y me alejan de este mundo al mismo tiempo.

3 comentarios:

  1. A veces me parece como si mi cambio tan drastico de animo fuera algo tan malo que parece que no pertenezco a ningun lugar.Pero estoy en esa busqueda constante de poder reconocer y entender esto que me sucede con ayuda profesional.

    ResponderEliminar
  2. Estimado,

    Te invito a visitar: http://vitriolvm.blogspot.com/

    Es tu casa, espero te sea de utilidad.

    Bienvenidos
    Lux Vitriolvm

    ResponderEliminar
  3. La verdad, sonaré cliché, pero me pasa igual, a mis 26 años, si me preguntas cuál fue el mejor día de mi vida, diría que fue un concierto,no fue una cita, ni el día que me enamoré, ni algún cumpleaños.

    Si algo me ha marcado, han sido cosas que me han alejado de esta realidad que no siento mía... A veces creo que me acomodan los episodios depresivos,es más fácil que tratar de encontrar sentido a levantarme y sonreír cada mañana.

    Y si no me he suicidado, es porque en cada intento me aterro, y siento culpa al pensar en lo mucho que ha hecho mi familia por mí, me siento malagradecida de pensar en lo que ellos pueden sentir... Me cansa siempre pensar en lo que los otros sienten, en lo que otros temen, en como complacerlos, porque sencillamente, me he dado cuenta de que no puedo complacerme a mí, porque en alguna parte del camino me perdí.

    Soy bipolar, en tratamiento, y además sufro de trastorno limítrofe de la personalidad. Cada día de crisis se vuelve una vorágine, unas ganas incontrolables de salir de mí e irme a la mierda un rato, de no sentir, de no estar,de no ser...

    Ánimo y fuerza, se supone que somos importantes para algo y para alguien, hay que creerlo, esforzarse en creerlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar