29 jun. 2011

Soledad zombie 2-2


Muchos de nosotros hemos sobrevivido gracias al camuflaje. Cuando me di cuenta de que son ciegos y que se orientan con el olfato, comencé a ocultar mi propio olor. Le corté la cabeza a uno de ellos y me embarré de esa bilis negra que llevan dentro. Fue asqueroso. Vomité tres días seguidos, pero como cualquier otra tortura, terminó por agradarme. Ahora puedo estar en medio de ellos sin que me moleste su olor. Y a ellos les toma mucho más tiempo detectarme.
Siempre me ha gustado el bosque. Desde niño. Los fines de semana le pedía a mis papás que dejaran todo para que me llevaran al paraje donde estaba la tirolesa. Entonces mi madre hacía sandwiches, mi padre cargaba un par de refrescos y unas cervezas y nos llevaban a mi y a mi hermana. Pasaba toda la tarde jugando entre las llantas, los árboles y comiendo cacahuates, hasta que los mosquitos comenzaban a picarme.
De mi familia no supe nada. Incluso desde antes de la "crisis". Me desconecté de sus vidas y ellos de la mía, así que no hay resentimiento, sólo gratitud por la buena niñez. Ahora sus opciones son tan vastas como las mías: sobreviven, están muertos-muertos, o muertos-vivos. Para mi tranquilidad espero que estén muertos-muertos.
Lo de las niñas del supermercado no es la primera vez que me sucede. Hace unos días me topé con el ancianato de la ciudad. Entré para ver sin encontraba algo de valor: comida, combustible, agua, lo que fuera que se pudiera canjear o comer. No encontré nada más que algunos zombies ancianos más inválidos y flacos que sus versiones vivas. Les hice un bien cuando les corté la cabeza. Cuando reconocieron mi olor su expresión no fue de hambre o de odio. Más bien creo que se sintieron aliviados de que alguien se tomara la molestia de terminar con su calvario.
En la exploración del edificio, luego de acabar con los zombies viejos, me topé con el sótano que era también la bodega. Ahí encontré a un grupo de 15 viejos que sobrevivían con la despensa del asilo. "Vivían" entre su propia mierda y orina. Algunos de ellos estaban muriendo por que no tenían medicinas. Al menos tres de ellos tenían los pies gangrenados y otros dos habían perdido la razón por completo. No dejaban de gritar y atacar al resto. Era un pequeño y vetusto infierno.
Cuando me vieron con el hacha y la escopeta al cinturón, los más sanos casi me imploraron que los matara. No me lo dijeron, pero no era necesario. Estaban desesperados y añoraban la muerte. La propia o la ajena. Pero nadie se atrevía a hacer nada. Eran demasiado débiles como para pensar que tenían todavía alguna elección.
Tomé algunos litros de agua, carne seca y dulces. Rocié con bilis de zombie la puerta del sótano y dejé algunos cadáveres cerca para ahuyentar a los "vivos".
El viejo más lúcido, al que por cierto tuve que golpear para que no me pegara y arañara cuando tomé los víveres, me pidió que lo llevara. Me suplicó, me dijo que no me causaría problemas, pero no lo escuché. Abrí la puerta y me largué. Y no tengo culpas.
Ya los puedo oler. Se acercan. Lo curioso es que no tengo miedo. Al contrario. Sé que puedo escapar, que aunque sean 500 o 600 puedo correr más rápido, soy más fuerte y estoy armado. Pero hay que aceptar la derrota. Estoy solo en el mundo de los vivos y quizás acompañar a los muertos me haga bien. Me queda un tiro en la escopeta. Sólo espero que lo primero que se coman sean mis sesos embarrados en las paredes.

4 comentarios:

  1. Sigue con el relato tengo ganas de leer mas!

    ResponderEliminar
  2. Me hace sentido esta frase: "Más bien creo que se sintieron aliviados de que alguien se tomara la molestia de terminar con su calvario." Estarán conscientes en algún momento de su estado??? Sentirán repugnancia al comer carne cruda?? ...me generan mucha curiosidad... Sería interesante encontrar en el camino algún científico que estudie a estos seres y nos explique que sienten....

    ResponderEliminar
  3. no te mates O_O para que haya 2-3

    ResponderEliminar