23 dic. 2011

De nuevo Navidad


Podría quejarme como todos los años, pero no lo voy a hacer. No en esta ocasión.
Me niego a repetir ese patrón, con las palabras de cada año, quejándome de todas las cosas de las que cada año me quejo. No es que esas cosas hayan cambiado o desaparecido. Al contrario, en esta ocasión han aparecido algunas variables más que de una u otra forma me están afectado de manera negativa. Pero no, no me voy a quejar.

Por el contrario, creo que estas son buenas fechas para hacer un recuento del año que está acabando y ver los avances, los retrocesos, los éxitos y los fracasos que a la propia luz, hemos tenido. Cada uno hará su propio balance. Yo, por mi parte haré el mío.

Me siento satisfecho. Como hace muchos años no lo sentía, creo que este año ha sido muy bueno. Terminé mis sesiones con la psiquiatra, aunque sigo con medicamento. Y con la psicóloga he iniciado una etapa de autoaceptación de la cual me sentía muy lejos hace algunos años.

Con mi esposa este año creo que no estuve al borde del rompimiento como en otras ocasiones, y eso ya es decir. Tampoco es que haya sido todo miel sobre hojuelas y que soy un santo, pero al menos ya no he cometido tantas pendejadas como en el pasado. Al menos eso quiero pensar.

Con mi familia... bueno abrí un canal de comunicación directa con mi hermana a través de una fuerte pelea sucedida a partir de una fiesta de su hijo a la cual no fui. Eso sin duda, a pesar de la pelea, fue muy bueno. Con mi madre inicié también una nueva etapa en la relación que parece que está funcionando, aunque todavía es muy temprano para asegurarlo. Mi padre... bueno, mi padre, como siempre tan alejado él de mi como yo de él. Sigo viviéndolo a través de mi mamá.

En el trabajo, aunque cada vez me cuesta más levantarme  para ir y sentir que desperdicio mi vida sentado frente a la computadora, ahí va. Yo no me siento bien, pero ellos me reconocen. Algo (no sé qué) debo estar haciendo bien para que me apoyen y me reconozcan. A veces creo que en definitiva no me lo merezco pero bueno, a quién le dan pan que llore, como dice el dicho.

En mi vida como Chak me he tomado un descanso, como bien podrá observarse. No he tuiteado, no he blogueado y en general me he perdido un poco de la vida en la red (a pesar de navegar en ella prácticamente todo el día todos los días). Lo he hecho un poco a conciencia y otro poco a lo wey. La verdad es que gracias a las terapias, a las pastillas, y al intenso trabajo de los últimos meses poco o nada de tiempo me ha quedado para el resto.

He dejado de pensar, de escribir y de deprimirme. Lo cual me llena de un sentimiento ambivalente. He estado bien, pero un poco alejado de esta parte de mi que gusta de pegarle al teclado.

Entre las labores diarias, el intenso y engorroso trabajo que implica la tesis y mi propio desánimo por escribir, he descuidado esto que tanto bien me ha dejado. Leo todos y cada uno de los comentarios que van cayendo en el blog. Me da gusto que los lectores sientan la confianza de dejar un poco de ellos mismos pegado en este blog. Pero también me doy cuenta de que hay todavía una gran ignorancia acerca del trastorno bipolar... Sin duda una tarea pendiente que espero mejorar el próximo año en este mismo blog.

Dicen que 2012 será el último año del planeta, que el mundo se va a acabar. No lo creo. Estoy seguro que el celebraremos tan gustosos la Navidad de 2012 como ahora lo hacemos en 2011. De lo que sí estoy seguro es que el próximo año será el inicio de nuevas cosas en mi vida. Hay ciclos (siempre me ha parecido un poco tonto este concepto) que se están cerrando y otros que parecen abrirse poco a poco y con muchos trabajos.

De nada estoy seguro. Todo puede ser una simple fantasía, pero al final de todo, es de fantasías de lo que vivo y lo que me mantiene en este planeta.

Espero que 2012 sea un año que revolucione mi vida, que lo cambie para siempre y espero tener nuevas y mejores

3 comentarios:

  1. q bueno q lo cuentes, todo, yo hasta habia pensado, q era rara, no me ubicaba con esto q me pasa, dentro de ningun concepto, peues era mas feo pensar cerradamente, q esta locura solo me estaba pasando a mi, pero, como tu lo dices, hay q crear nuestro propio mundo de fantasias, asi pues, se lo complicado q es vivir cercade una persona emocionalmente inestable, pero, bueno leerla, no hace ningun daño, todo o contrario, las reflexiones son la mejor parte, q bueno, tu blog, yq exito tiene ;), digo si tu aun as podido, por q no yo, ;)

    ResponderEliminar
  2. y en navidades cuando tenia 15 era menos dificil, q ahora, q tengo 20, hago un intento de hundir mis auriculares, hasta el fonde de mi cerebro, con la mejor de mis canciones, intentao olvidar loq hay afuera, intento perderme una navidad mas, sin q me duela tanto

    ResponderEliminar