22 ene. 2008

Un 2008 que promete


Habían pasado ya muchos meses desde la última vez que escribí aquí. Leo las entradas que publiqué y no me arrepiento de lo escrito y me encuentro con una sorpresa que agradablemente me sacude.
Leo que tengo algunos comentarios.
He pasado no sé cuántas horas frente a la computadora pensando en algo interesante para escribir, alguna anécdota que me sirva de pretexto para abordar algún tema relevante y no aburrir a los pocos que visitan el blog y los menos que lo leen. Y entonces encuentro los comentarios y en serio que el corazón se me inflama de gusto, de orgullo, de satisfacción por saber que alguien del otro lado de la pantalla y muy probablemente del otro lado del océano leyó y encontró interesante algunas de las palabras que aquí escribo. Gracias, en serio, por sus comentarios.

Pasaron las fiestas de diciembre y tal y como lo pronostiqué en alguna entrada anterior, los días que se supone son de felicidad, armonía y comprensión se tornaron más bien pesadillescas. Ya buena parte de la tensión de aquellos días la decanté en terapia con la doctora que también se tomó sus vacaciones y nos dejó a todos sus pacientes con la mente pendiente de un hilo... Literalmente tuvimos unas vacaciones de terror.

Pero este 2008 pinta bien. Yo me estoy sintiendo harto bien con mi propio avance. Tengo todavía muchas cosas en qué trabajar en cuanto a mis reacciones frente a ciertas cosas, a mi manera de hablar, cuándo hablar, cuándo quedarme callado, cuándo moderar el tono, cuándo no.. en fin, que hay mucho trabajo por hacer y tengo ánimos para hacerlo.

El primer día de este año fue, para decirlo en palabras cursis, ridículas y telenovelescas: "perfecto". Me la pasé viendo televisión acostado abrazando a mi esposa y comiendo el recalentado de la cena del 31 que pasamos también solos en el departamento. Mejor fin y comienzo de año nunca había tenido y en serio que lo disfruté...
Pinta bien este año, al menos mucho, mucho mejor que el 2006 y la primera mitad de 2007.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario