21 jun. 2009

Pactos incumplidos y resaca

Primero sí, digo unas cosas, y luego me retracto... bueno, no, la verdad es que se me olvida. Espero que con esas palabras, que a mí se me olvidan y a ella se le encajan en la piel como fierro caliente, no traigan mayores consecuencias negativas. Trato de apagar la conflagración con un chorrito de palabras que, al final, termina esfumándose.

Así vivo, siempre con la esperanza de que lo que digo y dejo de decir no se me venga encima, como suele sucederme. ¿Será que trato de darle por su lado a todo el mundo, excepto a mí mismo?

Eso me han dicho, que trato de complacer a todos, de cumplir con las expectativas de todos, pero no tomo en cuenta lo que quiero, lo que deseo, lo que me interesa. Así he vivido...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario