23 nov. 2009

Hay salida a la bipolaridad



Hace poco más de dos años, ante situaciones como las que he pasado últimamente (como los simulacros de separación de mi esposa, la presión en el trabajo y en la familia), seguramente me hubiera derrumbado. Ahora tengo la fuerza mental y espiritual para hacerle frente a estos problemas.

En mi caso no han sido las medicinas las que me han ayudado. He contado con la ayuda de un par de psicólogas que han hecho bien su trabajo y me han llevado a donde ahora estoy, claro, con la fuerza de voluntad y mi certeza de que puedo cambiar el estado de ánimo.

No puedo dar los nombres de las psicólogas, pero sí puedo decir que hay respuestas, que hay opciones para sentirse mejor.

Para mi ha sido muy importante hacer lo que realmente me gusta. Por eso escribo, y por eso recientemente tomé un curso para aprender más acerca de esto. Y me ayudó mucho. Me di cuenta de que sí puedo hacer algo bien, y eso aumentó mi autoestima, cosa que en las etapas de depresión ayuda mucho.

Aunque no lo practico, mis psicólogas y el doctor me dicen que hacer ejercicio es también muy bueno, dibujar, cantar, aprender un idioma nuevo, mantener la mente ocupada en las cosas que realmente nos interesan puede ayudar para salir de estos baches tan profundos en los que caemos con tanta frecuencia.

Para quienes estén en la ciudad de México, les puedo recomendar asistir al Instituto Mexicano de Psiquiatría, donde hace ya cinco años me diagnosticaron trastorno bipolar. Ahí me recetaron medicinas, y un tiempo me ayudaron, pero luego de poco más de dos años, me he dado cuenta de que para casos leves de bipolaridad, lo mejor es la terapia psicológica.

He aprendido a valorar algunas cosas que antes no entendía, como la fuerza interior que tengo y que antes me parecía tan poca cosa. Resulta que algunas palabras dichas en el momento y con la intensidad adecuada, pueden hacer que las cosas cambien.

Hace unos meses también hice un plan de vida, que mi esposa creyó necesario que hiciera. Y si bien un plan puede tener muchas entradas, salidas y cambios,  hacer el ejercicio me ayudó mucho para reflexionar sobre lo que realmente quiero en la vida. Eso también me ha dado una guía, una forma de enfocar mis energías, mi pensamiento cada vez que me levanto, cada vez que entro al metro y siento el sudor ajeno, o cada vez que el jefe se enoja por culpa de otros y se desquita con el primero que se le pone enfrente.

No soy nadie para decir como tratar la bipolaridad, soy solo uno más de los millones que la sufrimos, sólo quiero seguir aportando parte de mi experiencia para ayudarme a mi mismo y a quien pase por este espacio.

7 comentarios:

  1. de verdad que si es necesario buscar ayuda, y voy a tener que hacerlo, porque estar en este estado es lo peor que me ha pasado en la vida, pero quiero preguntar algo. En el momento que uno acude a un psiquiatra, psicologo o un especialista ellos guardan confiabilidad con respecto a cada tratado? gracias por compartir tu situacion, esto es muy doloroso, y es la primera ves que hablo de mi situacion.

    ResponderEliminar
  2. Claro, los psicólogos y psiquiatras profesionales mantienen en todo momento total confidencialidad respecto a sus pacientes y los tratamientos que ordenan. Si sospechas que sufres de algún tipo de enfermedad químico cerebral no dudes en acudir con un psiquiatra. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  3. hola....
    Este yo tengo un amigo que sufre de bipolaridad y pues no tengo los recursos para pagar una terapia psicologica y quiero saber si hay algo que pueda hacer por el.
    Mmmmm, el no me aceptaria ninguna ayuda
    Ademas es una persona dificil, puede que sea por su enfermedad,
    por eso quiero un consejo de usted

    ResponderEliminar
  4. Yo viví crisis psicológicas que se manifestaron de forma leve en la adolescencia, luego en una crisis conyugal mas fuertemente, y en una quiebra mostré alteraciones de la personalidad, junto con algunas alucinaciones....
    Mas tarde en mi vida adulta. en una época de cambios hormonales me diagnosticaron bipolaridad, esto hace mas de quince años, y me siento que la he superado, con disciplina, manteniendome ocupada, y buscando a Dios en todo momento. Confieso que todavía tomo dos pastillas de litio diario, siento que esto me ayuda en el equilibrio de la personalidad.

    ResponderEliminar
  5. Yo sufro de bipolaridad face mixta, vivo constantemente de altos y bajos con crisis de pánico, histeria y agresividad. Consumo medicamento que me controlan un poco estos estados, pero hasta el día de hoy mi psiquiatra no a encontrado una medicación o combinación que me mantenga en un estado estable, cada día para mi es una eternidad ya que paso de muchos estados de animo a la vez en un solo día y es agotador, me siento en un abismo, en un limbo interminable. Lo que es peor es que antes podía disimular mis estados, pero ya no cada vez son mas evidentes, y la persona que mas sufre es mi pareja que hace todos los esfuerzos posibles para ayudarme y sobrellevar esto juntos, pero me doy cuenta que el ya no sabe como tratar o lidiar con esto en realidad conmigo, el va a mis sesiones pide consejos a mi psiquiatra, esta constantemente animándome, aconsejándome y preocupándose de mi. Es terrible esta enfermedad y lo peor es saber que no tiene cura.

    ResponderEliminar
  6. lo mas fuerte es levantarte un dia y tener animos de comerte el mundo y al dia siguiente no querer continuar. Cada dia son menos las razones q logran hacerme querer seguir y aun asi, continuo consiguiendolas solo para luego estrellarme contra la lucidez de no querer continuar.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos, me acaban de diagnosticar como bipolar hace unos 5 meses. Sufri un episodio de mania por 2 meses y luego cai en una depresión de 15 días sin levantarme de la cama. En un principio no aceptaba el diagnostico pero conforme fui leyendo tuve todos los síntomas que se mencionan. Abuso de alcohol, cigarrillo, alucinaciones, delirios de grandeza para luego caer en una tristeza sin explicación. Solo el simple hecho de acordarme de algunas cosas que hice durante mi etapa de euforia me hace sacar lagrimas de sufrimiento. Es una pena, una carga, un cambio total de estilo de vida que me ha sucedido. Todos los días siento que amanezco pegado a la cama y me cuesta levantarme, siento un agotamiento como que duermo pero no descanso mi mente. Estoy bajo tratamiento, acido valproico + clonacepam. Mi vida social ha cambiado por completo, era una persona que siempre participaba en las reuniones sociales y compartia con los amigos tomándome unas cervezas o tragos, pero ir a una reunión donde todos están disfrutando y yo sin poder tomar (inventando cualquier excusa) es realmente duro. He llegado a pensar en tomar la decisión de no tener hijos ni tener pareja para no hacerlos sufrir, ya suficiente he hecho sufrir a la familia que tengo cerca. Me endeude en cosas que no necesitaba del todo, a tal punto que me están ahogando las tarjetas de crédito. Pido a Dios fortaleza para continuar en el dia a dia, los que me conocen bien me detectan rápido el estado de animo que tengo. Siento que mis días se han vuelto una rutina y las risas y momentos agradables de mi vida han quedado en el olvido. Soy nicaragüense de 31 anos y en esta sociedad es un estigma decir que soy bipolar. Es un secreto que llevo conmigo y solo mi familia cercana lo sabe, los demás suponen que andaba drogado cuando estaba en la fase eufórica.

    ResponderEliminar